A los pocos meses de buscar nuestro primer hijo, quede embarazada, fueron nueve meses sin ninguna complicación y un parto natural que trajo a nuestras vidas un hermoso bebe.
Cuando decidimos buscar el próximo, grande fue nuestra sorpresa al lograr un embarazo el primer mes de búsqueda, pero a las ocho semanas se detuvo su desarrollo y pase a formar parte de esa estadística que indica que un 20% de los embarazos se pierde antes de llegar a las 12 semanas de concepción.
Luego de expulsar de forma natural el embrión me hago una batería de análisis para detectar si existía algún motivo que haya producido el aborto, los cuales dan negativo, no había ningún inconveniente ni causa física para ello.
Después de un tiempo prudente y necesario para regularizarme hormonalmente comenzamos a intentar nuevamente la búsqueda.
Yo ya estaba cursando mi segunda carrera (Psicología) en donde conozco y encuentro a Carola, hoy mi socia, y antes que eso Amiga, con la cual atravesé todo ese recorrido y gestamos nunca tan bien usada esa palabra, lo que es hoy “Esperanza para Padres”.
Pasaba el tiempo y no quedaba, con lo cual empecé largo recorrido de médicos y estudios que me permitieran saber cual era la causa que impedía un embarazo.

Ecografías, análisis de sangre, cultivos, hasta llegar a una intervención quirúrgica que permitiera descartar endometriosis, que no puede hacerse bajo otra forma que no sea quirófano (la cual dio negativa)
Absolutamente todos los resultados daban negativo, no existía ninguna razón física que impidiera un embarazo, esto en un punto era buenísimo porque no había problemas, pero por otro lado no había nada que hacer, lo cual era peor.

Decidimos junto a nuestro médico de ese momento, realizar una inseminación, previa estimulación que en mi caso daba como resultado demasiados folículos con el riesgo de embarazo múltiple, aun así la concepción no se lograba.

Luego de un par de intentos fallidos más, decido realizarme una inseminación in Vitro, que no dio resultado.

A partir de ese momento, decidimos no intentar otro  método más, y aceptar que, aunque no hubiera razón, ese embarazo no iba a lograrse.

A los pocos meses quedo embarazada de forma natural, sin ningún tipo de tratamiento…

Mas allá de mi testimonio personal lo que quiero expresar es que en ese recorrido pude sentir la falta de un espacio que brinde la contención necesaria y la comprensión de esta temática, que no es como cualquier otra ya que acá juega un rol importante lo contextual, la maternidad no es solo un deseo personal y de pareja, sino mucho mas y  frente a la imposibilidad  de la misma surgen muchas problemáticas que no son fáciles de sobrellevar y que como tantas otras el haberlas atravesado hace que entendamos de que se trata.
Por eso GESTAMOS “ESPERANZA PARA PADRES”, por eso podemos ayudarte y acompañarte en esta búsqueda…

Volver a Testimonios I Anterior I Siguiente I Ir al home


 
 

 

® Derechos Reservados 2010 / Versión 2.0 / info@eme70.com.ar
ESPERANZA PARA PADRES es marca registrada.-

Mapa del sitio  |   Términos y condiciones