Cuando Carola y Marisa nos ofrecieron que escribiéramos un relato de todo lo vivido hasta llegar a este grupo; pensé... por donde empezar?…, por los tres embarazos perdidos; por el embarazo ectópico por el cual tuvieron que sacarme una trompa, por (después de muchos estudios) el diagnóstico de síndrome antifosfolípido por el cual en caso de lograr el embarazo debía suministrarme heparina todos los días; para las que no saben se trata de una inyección en la panza durante los nueve meses para evitar la pérdida del mismo.
O por último la conclusión final de que no iba poder ser madre de manera natural ya que  tengo que realizar algún tratamiento para tener la chance de lograrlo.

O contarles lo que fué entrar a ese mundo de centros y médicos especialistas en fertilidad…; me pareció mejor para mí y para todas Uds. contarles no de los estudios, inseminaciones e in Vitros realizadas; sino como llegué a este lugar y como me encuentro hoy.

VER TESTIMONIO COMPLETO >>>

 

 

Después de tres años de casados buscamos nuestro primer hijo, me acuerdo cuando llamamos a nuestros padres para contarles la noticia, estaba de 5 semanas… Cuando vamos al médico al siguiente control, grande fué nuestra tristeza al enterarnos que se había detenido el embarazo, no había crecido y su corazón no latía. Si bien fué duro entendimos que esto es algo normal para la medicina, que puede pasar, y por sobretodo que éramos jóvenes y teníamos todo el tiempo para volver a intentarlo.

A los pocos meses vuelvo a quedar (espero la consulta antes de contarlo) y me encuentran un hematoma, la indicación es reposo absoluto con riesgo de perdida; situación que ocurre a los dos días.
A partir de ahí, luego de dos abortos espontáneos, mi medico me deriva a un especialista en reproducción, no es mi intención contarles todos los estudios, ecografías, incluso intervención quirúrgica por un quiste, que tuve que pasar ya que todas, absolutamente todas, pasaron por lo mismo.


VER TESTIMONIO COMPLETO >>>

 

Nos conocimos con mi marido el ultimo año de secundaria, a partir de ese momento no nos separamos más. Comenzamos la Facultad, el Administración de Empresas, y yo Nutrición.

Cada uno vivía con sus padres pero ya al tercer año de carrera nos propusimos empezar a trabajar para poder casarnos al finalizarla; queríamos la fiesta, irnos de luna de miel, comprar algún dpto. chiquito con la ayuda de nuestros viejos, etc.

Así lo hicimos, nos casamos “de blanco”, viaje al Caribe, y con un préstamo familiar compramos nuestro primer departamento. Teníamos todo calculado, la idea era esperar unos  tres años antes de buscar tener hijos, “para vivir la pareja”; y una vez que estuviéramos más asentados económicamente tener a Matías, porque el primero iba a ser varón y se iba a llamar MATIAS, después íbamos a esperar dos o tres años máximo y buscar a la princesita, para ella no teníamos nombre definido, y por último; porque habíamos decidido tener tres hijos le tocaba el turno a Bautista.

VER TESTIMONIO COMPLETO >>>

p1 / 2 / 3

 
 

 

® Derechos Reservados 2010 / Versión 2.0 / info@eme70.com.ar
ESPERANZA PARA PADRES es marca registrada.-

Mapa del sitio  |   Términos y condiciones